18
Oct
09

Mediocridad infinita

Agüero fue el único que se salvó de la quema en la enésima debacle del Atlético de Madrid contra Osasuna

Agüero fue el único que se salvó de la quema en la enésima debacle del Atlético de Madrid contra Osasuna

Hay ciertos campos que son malditos para algunos equipos. Al Madrid le pasa con Riazor, el estadio del Deportivo de la Coruña, en el que lleva más de una década sin lograr la victoria. El Atleti tiene unos cuantos, cada vez más. Pero El Sadar, ahora conocido como Reyno de Navarra , puede ser con diferencia el peor campo para el Atlético.

Sin embargo, no es excusa. No puede ser que todas las temporadas se pierdan tres puntos por decreto en este estadio. Un campo cerrado donde el equipo de Camacho se desenvuelve a las mil maravillas y en el que la afición rojilla presiona como un jugador más. A ese ambiente se le combate con orgullo y raza, dos cualidades que este club no tiene desde hace años. Ni en el campo, ni en el banquillo ni mucho menos en los despachos.

El espectáculo de hoy ha sido lamentable y lo peor de todo es que es uno más de tantos. Desde el primer minuto se sabía lo que iba a suceder. Como si fuera el bucle de una canción rayada, todos los optimistas que pensaron que ‘este año sí’ se iba a ganar a Osasuna se dieron de bruces con la realidad a los 5 minutos, cuando el eterno Pandiani, una especie de Raúl trotamundos, ponía el primero en el marcador.

Los de Pamplona se veían como un equipo limitado que ponía ganas, que iba al cruce, que presionaba sin parar y que a la hora de atacar tenía claro lo que hacer. Balón a Juanfran o Camuñas para que desbordasen a los ¿laterales?, pusieran centros al área que dejaran el balón en el punto de penalti, en una posición franca para que hasta un duende rematase de cabeza sin ninguna oposición.

Ya lo ven,  es fácil saber ‘meter mano’ a los colchoneros. Lo es más cuando el entrenador local sabe de fútbol y ha sido seleccionador de España. Por cierto, el que mejor hizo jugar a la Roja hasta que llegó Luis Aragonés. El caso es que Camacho es entrenador de Osasuna, equipo que lucha por no bajar, y Abel es entrenador del Atleti, equipo que se pasea (literalmente y no como el Barça) por la Champions. Cosas del fútbol.

El resto del partido fue un despropósito. Juanito quiere sumar su segundo descenso consecutivo y conspira para ello. Simao está desconocido. No da un pase bueno. No tira un desborde y no se atreve con el disparo lejano. Como tengamos que esperar a que despierte después de dejar a Portugal en el mundial, puede que cuando lo haga estemos demasiado metidos en el hoyo.

Sin cuajar un buen encuentro, y salvando el topicazo de que Asenjo fue el mejor, lo único rescatable fue Agüero. Está horrible pero es tan bueno que incluso estando mal, tanto física como psíquicamente, es capaz de generar cinco ocasiones claras de gol y pegarse con toda la línea defensiva osasunista. No encontró el gol pero con su garra convenció. Si los otros diez jugadores hubieran puesto la mitad de sus ganas, se podría haber intentado la machada. Todo en imposible para esta plantilla, que ha tomado como excusa perfecta el hacerse la despistada la jornada después de las selecciones. Tanto, que en dos temporadas no ha ganado uno. Ya saben el refrán: concedes la mano y te cogen el brazo. Da igual que fuera el de Aguirre o el de Abel. No hay ninguna diferencia por que los que mandan no quieren que las haya.

Después del partido, nueva batería de excusas. Tan habituales que ya aburren. De hecho, si hiciéramos corta y pega de las declaraciones de Abel en todas las jornadas de liga obtendríamos las mismas palabras. “No se puede hacer otra cosa que seguir trabajando y corregir errores”, lamentó el Gato, pero los errores siempre son los mismos, siempre. A las carencias tácticas y técnicas se suma una falta de actitud imperdonable. Él sabe muy bien cuáles son esos errores y por lo que se ve no sabe cómo eliminarlos. Siempre se pierde de la misma forma y siempre dando la misma imagen calamitosa.

Y el de Velada se despidió con otra frase lapidaria: “El fútbol está siendo muy injusto con nosotros”. No se equivoque, míster. Es el Atleti quien está siendo injusto con el fútbol y con su historia. No se puede hablar de injusticias después de perder 3-0 contra Osasuna. Ni siquiera esconderse en tal lloriquera para justificar un empate vergonzoso contra un equipo chipriota. Sea valiente. Diga las cosas como son. “Señores, esto es lo que hay. La culpa es de Pitarch”,  y acabe diciendo lo que realmente tiene ganas de soltar: “Dimito”. Le han engañado. No le han fichado lo que pidió. Le quitaron a su lateral titular el último día del mercado y no le trajeron a nadie. Es el escudo de los de arriba.

¿Y sabe qué es lo peor? Que el fútbol sí es muy injusto. Usted metió al equipo en Champions cuando nadie creía en él y no lo servirá de nada. En dos partidos le echarán y el verdadero culpable seguirá en su puesto. Ya no hablo del consejero delegado, sino del director deportivo. Tan bueno es que va camino de su tercer entrenador en cuatro años. Y sin ponerse ni colorado. Eso sí que será injusto.

Anuncios

1 Response to “Mediocridad infinita”


  1. 1 Txarko
    octubre 18, 2009 en 11:46 pm

    El último párrafo me ha parecido demoledor. Efectivamente: despediremos a Abel y Pitarch seguirá sentado en su despacho de Madrid (perdón, Valencia… o donde coño tenga el despacho este impresentable). Sonriendo y haciendo declaraciones tan esperpénticas como las que ha hecho hoy en la previa del partido.
    El mismo tipo al que Rafa Benítez definió como ese señor al que le pides una mesilla de noche y te trae una lámpara es quien hace y deshace a día de hoy en nuestra plantilla. Se atribuye méritos como haber fichado a Asenjo por más de lo que costaba su claúsula de rescisión, algo que a día de hoy sigo sin entender salvo que se le haya ido la mano haciendo click en el botón de “aumentar oferta”. Ya sabéis, esas cosas que a nosotros no nos pasan desde nuestra segunda partida al Pc Fútbol 5. Sin embargo, un tal Toni Muñoz, probablemente la única persona honrada que ha pasado por este club en los últimos años, dijo en su momento “si no entramos en UEFA me iré”. Y ahí está, en el Getafe, haciendo una plantilla más competitiva que la nuestra con menos dinero. Fenómenos paranormales del fútbol, señores. Como que Pacheco se esté desfogando en un Segunda División que mira a primera, el Rayo Vallecano, mientras nosotros tenemos a un francés llamado Sinama que lo mismo le daría estar vistiendo la rojiblanca del Atleti que la del Girona. No sabe, no contesta y lo que es peor: no rinde. Aunque para mí sin duda alguna el caso más sangrante es el de Juanito. Efectivamente: el chaval (del que Pitarch tuvo el valor de decir que era el único jugador libre del mercado) está opositando para lograr su segundo descenso consecutivo, pero el míster le sigue poniendo de titular y aquí sí que hay que ponerle una buena tacha a Abel. Para que juegue este tetrapléjico mejor le damos minutos a Domínguez. O a mi abuela, que aunque la pobre mujer tenga alzheimer sabría moverse mejor en un terreno de juego que cualquiera de nuestros centrales.
    Y así podría seguir escribiendo toda la noche, pero por lo visto el blog es de Pak y no mío y esto más que un comentario parece otro post. Sirva igualmente como reflexión en voz alta… si la cosa no cambia acabaré renegando del equipo que corre por mis venas. No pasa nada por un aficionado menos, ni a Cerezo ni a Calam les pagan para eso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2009
L M X J V S D
     
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: