17
Oct
09

Des-conexiones aéreas

Forlán no ha llegado a tiempo para entrenarse con el Atlético

Forlán no ha llegado a tiempo para entrenarse con el Atlético

Confesaba hace unos días Fernando García Abasolo, ex responsable del área económica del club, que en este equipo mandan Pili y Mili. O lo que es lo mismo,  los ‘alter ego’ de Calam y Cerezo. El dimitido se quejaba de que cada uno dicta una cosa y que en casi todas las ocasiones nunca se ponen de acuerdo. Es más, este sujeto, que es tan valiente de dimitir de sus funciones  desvelando que se deben 300 millones y culpar de la horrible gestión económica del departamento que dirigió durante seis años a sus superiores, asegura que existe “un paternalismo mal entendido” entre la directiva y sus empleados. Vaya por dios, que buenos jefes son.

Este comportamiento protector impide que, en palabras de Abasolo, “se pegue a un aficionado y que no pase nada” (consternado me hallo con esta afirmación ya que no hay conocimiento de un suceso así y si ha sucedido) o que “se llegue tarde a los entrenamientos y que no pase nada”. El responsable, como siempre, el sospechoso habitual: Miguel Ángel Gil.

El caso es que esta semana tenemos otro ejemplo de ello. El bueno de Forlán (y esto no va con ironía) se toma la libertad de llegar tarde (tampoco mucho, cierto es) a su cita con el entrenamiento del viernes. Una sesión vital, ya que es la única en la que van a estar todos disponibles para preparar el trascendental encuentro ante Osasuna.

Por causa de problemas “burocráticos”, Forlán no pudo estar a las 10 de la mañana en el Cerro, como sí lo hizo Agüero, quien  también estuvo el miércoles en el mismo partido que el uruguayo en Montevideo. Pero,  ¿Qué motivos burocráticos pueden impedirte que pierdas un vuelo de conexión? Otro expediente X a sumar a la idiosincrasia de este club.

Sin embargo, esta excusa sólo esconte un flagrante acto de indisciplina. Llegar tarde sin justificación es motivo de, cuanto menos, una reprimenda de tus superiores. En todos los trabajos es así, pero en el fútbol…ay, amigos,¡quien fuera futbolista!  Y más si juegas en el Atlético de Madrid, donde el “nivel disciplina y de  exigencia es mínimo”, parafraseando de nuevo a Abasolo.

Pero lo más llamativo es que esa afición, que presume de ser la mejor del mundo y que critica a sus directivos por transformar a su equipo en algo vulgar (razón no les falta), lo ve normal. ¡Cómo multar a Forlán!, ¡cómo se puede tan siquiera recriminarle su actitud!…si el solito nos metió en Champions; si con sus tiros desde 30 metros ha ganado una bota de oro con la rojiblanca; si con 33 goles como 33 soles que ha cosechado tiene un salvoconducto para no reprocharle nada.…El uruguayo es intocable.

A esa gente tiene que entender que hay que darle un toque. Hay que recordar a Forlán que este club le paga 3 millones por temporada y tiene apalabrada una renovación por 5 millones cada año. Hay que hacerle ver que su trabajo es meter goles y, al ser posible, hacerlo cuando su equipo más lo necesita, como es el caso este domingo en Pamplona. Claro que si actuaran con contundencia con todos los actos de indisciplina que ha habido en este equipo, lo mismo no tendría que estar escribiendo esta columna.

Muy lesionado no estará cuando, gracias a Dios, podremos contar con él para el desafío de Londres. Si estás cansado o sobrecargado, llegas el viernes por la mañana, te ven los médicos del club y hoy te caes de la convocatoria de una forma normal. Pero no. Es mejor llegar tarde, dar por hecho que no vas a jugar y aducir una sobrecarga.

Y Abel, a todo esto, no tiene tiempo de apagar otro incendio cuando ya le están encendiendo otro. En un vestuario tan complicado y dividido en varios grupos que hacen la guerra por su cuenta, entre los que Forlán es un Freelance, la idea de formar una’ piña’ se deshace en las manos del mister. “Estaba medio previsto”, aseguró el de Velada, pero no sabemos si se refiere a que iba a llegar cansado, a que directamente iba a llegar tarde o que simplemente intuía que iba a hacer lo que le diera la gana. La culpa, como siempre, del consejero delegado. Por cierto, ¿Se pueden prever los problemas burocráticos en las escalas aéreas?

 

Confesaba hace unos días José María Abasolo, ex responsable del área económica del club, que en este equipo mandan Pili y Mili, que vienen a ser los ‘alter ego’ de Calam y Cerezo. El dimitido se quejaba de que cada uno dicta una cosa y que en casi todas las ocasiones nunca se ponen de acuerdo. Es más, este sujeto, que es tan valiente de dimitir de sus funciones  desvelando que se deben 300 millones y culpar de la horrible gestión económica del departamento que dirigió durante seis años a sus superiores, asegura que existe “un paternalismo mal entendido” entre la directiva y sus empleados. Vaya por dios, que buenos jefes son.

Este comportamiento protector impide que, en palabras de Abasolo, “se pegue a un aficionado y que no pase nada” (consternado me hallo con esta afirmación ya que no recuerdo un suceso así y si ha sucedido, lo han escondido, junto con la mierda que ocultan nuestros indirigentes) o que “se llegue tarde a los entrenamientos y que no pase nada”. El responsable, como siempre, el sospechoso habitual: Miguel Ángel Gil.

El caso es que esta semana tenemos otro ejemplo de ello. El bueno de Forlán (y esto no va con ironía) se toma la libertad de llegar tarde (tampoco mucho, cierto es) a su cita con el entrenamiento del viernes. Una sesión vital, ya que es la única en la que van a estar todos disponibles para preparar el trascendental encuentro ante Osasuna.

Por causa de problemas “burocráticos”, Forlán no pudo estar a las 10 de la mañana en el Cerro, como sí lo hizo Agüero, quien  también estuvo el miércoles en el mismo partido que el uruguayo en Montevideo. Y yo me pregunto, ¿Qué motivos burocráticos pueden impedirte que pierdas un vuelo de conexión? Otro expediente X a sumar a la idiosincrasia de este club.

Pues bien, a mí me parece un acto de indisciplina. Llegar tarde sin justificación es motivo de, cuanto menos, una reprimenda de tus superiores. En todos los trabajos es así, pero en el fútbol…ay amigos,¡quien fuera futbolista!  Y más si juegas en el Atlético de Madrid, donde el “nivel disciplina y de  exigencia es mínimo”, parafraseando de nuevo a Abasolo.

Pero lo más llamativo es que esa afición, que presume de ser la mejor del mundo y que critica a sus directivos por transformar a su equipo en algo vulgar (razón no les falta), lo ve normal. ¡Cómo multar a Forlán!, ¡cómo se puede tan siquiera recriminarle su actitud!…si el solito nos metió en Champions, si con sus tiros desde su casa ha ganado una bota de oro con la rojiblanca, si con 33 goles como 33 soles que ha cosechado tiene un salvoconducto para no reprocharle nada.…El uruguayo es intocable.

A esa gente le digo que sí hay que darle un toque. Hay que recordar a Forlán que este club le paga 3 millones por temporada y tiene apalabrada una renovación por 5 millones cada año. Hay que hacerle ver que su trabajo es meter goles y al ser posible hacerlo cuando su equipo más lo necesita, como es el caso este domingo en Pamplona. Claro que si actuaran con contundencia con todos los actos de indisciplina que ha habido en este equipo, lo mismo no tendría que estar escribiendo esta columna.

Muy lesionado no estará cuando, gracias a Dios, podremos contar con él para el desafió de Londres. Si está cansado o sobrecargado, llegas el viernes por la mañana, te ven los médicos del club y hoy te caes de la convocatoria de una forma normal. Pero no. Es mejor llegar tarde, das por hecho que no vas a jugar y aduces una sobrecarga.

Y Abel, a todo esto, no tiene tiempo de apagar otro incendio cuando ya le están encendiendo otro. En un vestuario tan complicado y dividido en varios grupos que hacen la guerra por su cuenta, entre los que Forlán es un Freelance, la idea de formar un grupo se deshace en las manos de Abel. “Estaba medio previsto”, asegura el de Velada, pero no sabemos si se refiere a que iba a llegar cansado o que directamente no iba a llegar a llegar a su hora. La culpa, como siempre, del consejero delegado. Des-conexiones aéreas

Confesaba hace unos días José María Abasolo, ex responsable del área económica del club, que en este equipo mandan Pili y Mili, que vienen a ser los ‘alter ego’ de Calam y Cerezo. El dimitido se quejaba de que cada uno dicta una cosa y que en casi todas las ocasiones nunca se ponen de acuerdo. Es más, este sujeto, que es tan valiente de dimitir de sus funciones  desvelando que se deben 300 millones y culpar de la horrible gestión económica del departamento que dirigió durante seis años a sus superiores, asegura que existe “un paternalismo mal entendido” entre la directiva y sus empleados. Vaya por dios, que buenos jefes son.

Este comportamiento protector impide que, en palabras de Abasolo, “se pegue a un aficionado y que no pase nada” (consternado me hallo con esta afirmación ya que no recuerdo un suceso así y si ha sucedido, lo han escondido, junto con la mierda que ocultan nuestros indirigentes) o que “se llegue tarde a los entrenamientos y que no pase nada”. El responsable, como siempre, el sospechoso habitual: Miguel Ángel Gil.

El caso es que esta semana tenemos otro ejemplo de ello. El bueno de Forlán (y esto no va con ironía) se toma la libertad de llegar tarde (tampoco mucho, cierto es) a su cita con el entrenamiento del viernes. Una sesión vital, ya que es la única en la que van a estar todos disponibles para preparar el trascendental encuentro ante Osasuna.

Por causa de problemas “burocráticos”, Forlán no pudo estar a las 10 de la mañana en el Cerro, como sí lo hizo Agüero, quien  también estuvo el miércoles en el mismo partido que el uruguayo en Montevideo. Y yo me pregunto, ¿Qué motivos burocráticos pueden impedirte que pierdas un vuelo de conexión? Otro expediente X a sumar a la idiosincrasia de este club.

Pues bien, a mí me parece un acto de indisciplina. Llegar tarde sin justificación es motivo de, cuanto menos, una reprimenda de tus superiores. En todos los trabajos es así, pero en el fútbol…ay amigos,¡quien fuera futbolista!  Y más si juegas en el Atlético de Madrid, donde el “nivel disciplina y de  exigencia es mínimo”, parafraseando de nuevo a Abasolo.

Pero lo más llamativo es que esa afición, que presume de ser la mejor del mundo y que critica a sus directivos por transformar a su equipo en algo vulgar (razón no les falta), lo ve normal. ¡Cómo multar a Forlán!, ¡cómo se puede tan siquiera recriminarle su actitud!…si el solito nos metió en Champions, si con sus tiros desde su casa ha ganado una bota de oro con la rojiblanca, si con 33 goles como 33 soles que ha cosechado tiene un salvoconducto para no reprocharle nada.…El uruguayo es intocable.

A esa gente le digo que sí hay que darle un toque. Hay que recordar a Forlán que este club le paga 3 millones por temporada y tiene apalabrada una renovación por 5 millones cada año. Hay que hacerle ver que su trabajo es meter goles y al ser posible hacerlo cuando su equipo más lo necesita, como es el caso este domingo en Pamplona. Claro que si actuaran con contundencia con todos los actos de indisciplina que ha habido en este equipo, lo mismo no tendría que estar escribiendo esta columna.

Muy lesionado no estará cuando, gracias a Dios, podremos contar con él para el desafió de Londres. Si está cansado o sobrecargado, llegas el viernes por la mañana, te ven los médicos del club y hoy te caes de la convocatoria de una forma normal. Pero no. Es mejor llegar tarde, das por hecho que no vas a jugar y aduces una sobrecarga.

Y Abel, a todo esto, no tiene tiempo de apagar otro incendio cuando ya le están encendiendo otro. En un vestuario tan complicado y dividido en varios grupos que hacen la guerra por su cuenta, entre los que Forlán es un Freelance, la idea de formar un grupo se deshace en las manos de Abel. “Estaba medio previsto”, asegura el de Velada, pero no sabemos si se refiere a que iba a llegar cansado o que directamente no iba a llegar a llegar a su hora. La culpa, como siempre, del consejero delegado.

Anuncios

2 Responses to “Des-conexiones aéreas”


  1. 1 Martínesss
    octubre 17, 2009 en 5:57 pm

    Estimado Marinstelroy, perdón Pakinstelroy. No te falta razón al afirmar que este es el club de “tócame Roque”. Donde cada uno hace lo que le apetece y los directivos casi siempre mal. Pero hablamos del Cacha, ¡ayyy, amigo!, don Diego Forlán, al que se le ha tachado de egoísta, de no merecer ser capitán porque sólo se defiende a sí mismo, pero este señor habla sobre el césped. Ya no sólo goleando y siendo bota de oro (que difícilmente volverás a ver uno portando la rojiblanca), sino vaciándose en cada encuentro y partiéndose el alma, solo, repito solo, ante los rivales. Por eso y porque sólo era una sesión de entreno, al Cacha se le puede pasar por alto.

    P.D. : Había que animar esto y crear polémica desde el inicio. Agradecimientos a Sanabria, porque él nos marcó la senda.

  2. 2 Txarko
    octubre 17, 2009 en 6:40 pm

    Insisto una vez más: estamos abocados a la desaparición. Y esta temporada ya podemos ir rezando por sacar cuanto antes los 43 de la salvación. Nos vamos a pique por una directiva que ha permitido cosas como esta. Y la cadena es muy simple: esta banda se hace con el club de manera ILEGAL -> gracias a esta gentuza sufrimos una intervención judicial -> el club se desprestigia y además los jugadores tienen miedo de venir a jugar a un club intervenido -> Descenso a Segunda División y aún más desprestigio de nuestro escudo -> Ascenso a primera y carrusel de fichajes mediocres y entrenadores de medio pelo -> Solución para traer “grandes” jugadores (véase Forlán): “vente al Atleti a cobrar una millonada y a hacer lo que te salga de los cojones”. Menos mal que el año pasado el U-RU-GUAYO tuvo pundonor para inflarse a meter goles y acabar Bota de Oro. Pero eso sí, una cosa os puedo asegurar: no lo hizo ni por amor a unos colores ni porque le importase lo más mínimo la situación del club. Lo hizo por orgullo propio.
    No recuerdo la última vez que un jugador de rojiblanco se besó el escudo después de marcar un gol. Por algo será.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2009
L M X J V S D
     
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: